Главное меню

Пусть говорят

Пресса о Рафаэле

Гастроли в СССР

Книга Рафаэля

Испания

Форма входа

Поиск



Moscú no es sin duda, tan bonita como Leningrado aunque es más cosmopolita, claro. Llena de gente por todos lados y turistas; también con un teatro de la Opera algo de maravilla, donde de dos días canto yo. He estado en el Kremlin para hacer un reportaje con mi Juana Biarnes, siempre al quite y siempre en forma para sacar de mi, fotográficamente, el mayor partido.("Rusia y yo")


     

Los días que ya llevó en la ciudad del Kremlin esatan pasando de prisa, de prisa, llenos do aconte cimientos. Mi debut estuvo presidido por un entusiasmo indescriptible, las 14000 personas, que son las que caben donde debuté, me demostraron una ver más, lo que yo significo para ellas y, claro, me volqué y me esforcé en hacerles salir muy contentos de mi concierto. Fueron dos horas y media de estupendoso éxito. Pero, caramba, qué buen tiempo hace estos! Y qué de tráfico por las calles principales de Moscú. Vuelvo a pensar en quien me dijo que aquí apenas había coches.("Rusia y yo")

        

     


¡Que significabas para nosotros!

Llenaste nuestras almas de Amor. No con el de: "amor no son suspiros en el banco y paseos bajo la luna" – que nos perdone Stepan Petrovitch… (Stepan Shipachev, el poeta soviético del medio del siglo 20)
Parece que todo es correcto pero en sus versos luego se trata no de lo que:

 "Amo en la tarde de verano
  tu pequeño corazon,
  cuando se escapa de mi mano
  como alegre gorrion."


Y aquí en los sonidos de tu voz hemos sentido de repente todo de que ni siquiera nos atrevíamos sospechar – aquello "vergonzoso" sobre que en aquellos tiempos en nuestro país no era aceptable ni siquiera pensar ni hablar más todavía.

Sobre el amor hace falta hablar en serio:

 

"Tendremos todo – días lluviosos y nevosos

Pero debemos juntos vivir la vida.

El amor es como una canción buena

La que no es fácil de componer" (S. Shipachev)


¡¡¡Claro, Claro!!! Claro que estamos de acuerdo con la sabiduría de estas palabras!!! Pero no son para los de 20 años…. No para aquellos cuya sangre se llena de ardor juvenil.
Se trata: ¡que Dios guarde!, ni siquiera sobre el sexo, que como se sabe, no lo teníamos en la URSS hasta en los años 90.




 Y con mayor razón, no de aquel "Amor sublime" a la patria. La que contenía como una parte importantísima la represión de "la ideología, arte y estado de animo extraños".   

     
Nuestra sociedad de aquel tiempo, consiguió con más éxito lo que Franco no pudo inculcar en la moralidad social española. Teníamos que convertirnos en "amigas fieles", de vanguardia en la lucha por el bien general – comunismo. 

  

Con ello, debíamos de amar sólo "El arte alto" al que indicaría la gente "competente".

 
  
 
"El sólo pensar que en estos seis meses uno podría visitar la biblioteca, galería de pinturas, museo o cambiar algo en su consciencia, hacer para si un descubrimiento, se te vienen a la mente unas ideas tristes sobre el tiempo malgastado y las posibilidades perdidas"

- en su artículo odioso "Cartas a Raphael", conocido por todos los raphaelistas de edad avanzada An. Makarov se lamentaba...

 

¿Que significabas para nosotros?
Es un caso increíble, pero aquel An. Makarov tuvo que hacerse responsable de su artículo ante las admiradoras. Es difícil de recordar algo parecido – todo lo de medias era inviolable y las revelaciones de la prensa debían aceptarse sin objeción, como la verdad suprema. Y no de otra manera. La desobediencia llevaba tras de si los desagrados.
Pues, al cantante querido le defendieron a todo trance. ¡Y que milagro! Makarov tuvo que justificarse.


     "Carta a las fans ofendidas"

Deseábamos darle no una cuchara de hiel sino un vaso de agua normal fría y decirles, que el arte grande nunca exige de sus espectadores la exaltación, ni la renunciación del mundo, ni el autoexterminio religioso. ( "Carta a las fans ofendidas" )    

¿Muchas gracias, pero a fin de que todo eso? ¿De que autoexterminio religioso se trata? Sólo era:

 Él que te espera
 Él que te sueña
 Aquel que reza cada noche por tu amor

 Y estoy aquí, aquí para quererte
 Estoy aquí, aquí para adorarte
 Yo estoy aquí, aquí para decirte
 Que como yo nadie te amó"




Y como florecieron en respuesta nuestras almas. Hagan la prueba de resistir… ¿Quien tenga dudas de que no sea dirigido para ti? ¿Que corazón joven ansiado no responde?

...no sé porque pero es asi.
  Nadie en la vida quiso tanto
  como yo te quiero,

            ¿a ti?


"¡Y yo!" – en un santiamén respondía la audiencia de muchos miles de las salas repletas de Moscú y Leningrado. Aunque sin entender todavía las palabras.  

Muchas cosas fueron incomprensibles en aquel entonces tanto para nosotros, como para Ti:

Hacía preguntas el intérprete -

  Camarada, ¿beberás mañana limonada?
 
Hombre, no lo sé... Si me apetece...
 
Es para encargar los limones necesarios, camarada.
 
No sé qué decir...
 
¿O preferirás naranjada o, tal vez, jugo de tomate? ¿Qué te apetecerá para cenar? ¿Huevos, carne, pescado? ¿Tomarás sopa?
Este alarde de organización y previsión incomodaba, al principio, a Raphael, acostumbrado a otras formas de vida menos rígidas, pero terminó por   divertirle. Menos mal... Lo más curioso es que Raphael se ha contagiado, y ha vuelto más organizador y previsor que nunca.
 
Pasado mañana quiero comer calamares en su tinta - dijo a su cocinera, que abrió muchísimo los ojos, como no dando crédito a lo que escuchaba.
(Cumpleaños en Moscú)


Como podían saber los españoles, que todas esas "… demostraciones de carácter organizado y de precaución” (Cumpleaños en Moscú) – fueron motivadas por las mismas razones que la trama anterior sobre el shopping  desafortunado. Todo, hasta lo que no le gustaba a Raphael con respecto a nuestra gastronomía era necesario "procurar". Existía en nuestra vida un termino "procurar, conseguir".

Vivíamos en las condiciones imposibles para los españoles y estas boberías  no nos interesaban.
Contigo teníamos el amor, la primavera y éramos jóvenes. Es decir: pasábamos junto una luna de miel. Nos conocíamos  uno a otro. Nos gustábamos uno a otro. 
Aquí para confirmar, mi asociación quizás inmodesta, a nuestro gran orgullo  y alegría Raphael encontró en nosotros tales palabras. 

Otra sorpresa ésta, mayúscula : las «fans». Las «fans» rusas se caracterizan por su orden y disciplina. Raphael, como siempre, llevó a Rusia muchos botones de reserva, para reponer los que le arrancasen sus admiradoras de Leningrado y Moscú. Pero ¡oh, enorme sorpresa! la juventud rusa no sólo aplaude acompasadamente, sino que ellas y ellos suben al escenario en orden, en fila india y, uno a uno, van saludando a su artista favorito, entregándole flores, y las niñas más atrevidas besándole sosegadamente. Son «fans» entusiastas, a su manera, porque ni rompen sillas, ni aúllan, ni "martirizan" a su artista favorito.
— Me gustaría que todos mis "fans".. del mundo fueran como los rusos
comentó Raphael — ¡Me evitaría muchas palizas!
(Cumpleaños en Moscú)


En aquel año no teníamos conocimiento de tal fenómeno como clubes de fanáticos y no nos dábamos cuenta de su "fans" todavía… Todo tenía un carácter espontáneo, caótico, pero –

Los artistas forman la verdadera aristocracia de Rusia,
nos cuenta Raphael. A los rusos no les importa quién es el artista, a qué faceta se dedica, de qué país viene... En Rusia se admira y respeta al artista. (Cumpleaños en Moscú)

Si, justamente de manera que nos habían inculcado. ¿Quizás no era mal?

Puede ser que esa timidez fue dictada por el sentimiento inesperado – devorador e impresionante. Es porque justamente de este modo – con timidez, andando por las ramas con una admiración y respeto infinitos y el afán de ver al ídolo, sin despecharle, como en esta sucesión de fotos, donde Raphael paseaba con su grupo por  el Kremlin


     
 
   
 
     

O, como en aquellas tímidas tentativas de comunicación, desde nuestro punto de vista soviético y no el de el,  un poco latosas –

La prueba del Gobierno Soviético, a través del Instituto de Cultura, para estudiar las causas y efectos del fenómeno Raphael en la URSS está saliendo por un ojo de la cara. Y nadie, que es lo bueno del caso, se explica en Moscú y en Leningrado (la antigua San Petersburgo de los zares) cómo es posible que centenares de muchachas hagan paciente cola a las puertas del hotel sólo por verle salir, acercarse para que les firme un autógrafo o dedicarle un aplauso entusiasta... ("Casi tan popular como en España")

     
 
 


Se queja Makarov:

¿Si entregar con tanta pasión todas sus fuerzas de alma a Raphael artista, que se quedará para Raphael hombre? ¿Y si no se queda nada?   ("Carta a las fans ofendidas")

No se aflijan queridos adictos de  la igualdad general con relación a la comprensión de valores auténticos.  Para cuantos seres humanos, quedados detrás de los límites del grupo de los ingenuos patrocinados por Uds., hasta hoy día el nombre del "verdadero" Raphael – Santi son nada más que palabras hueras.  

Aquí tenemos una observación reciente en Ermitage.


Un joven – a su amiga: Mira aquí esta la pintura de Rafael.

Muchacha (lee) – Esto es Mengs

Delante de otro lienzo: Otra vez Rafael.  

Muchacha – Esto es Mengs.

Un joven - ¿Y que  importancia tiene?

 Muchacha: Aquel Rafael es apellido y este es el nombre.


Realmente, es poco probable que la pregunta sobre Santi sea incluida en el Examen único estatal, así que de Mengs no hay nada que decir…

Pero éramos sinceramente felices en aquel entonces. 
Y sea hasta que lo que le ha dejado pasmado a Raphael y a su entrevistadores fueran repercusiones de "organización excesiva", pero lo principal es indiscutible: ¡para nosotros el artista es lo más importante! ¡Lo que el nos da desde el escenario con su voz, y su arte!


                 

De aquí, un piropo precioso más, varias veces  repetido por Raphael para nosotros en todos los artículos españoles de aquel tiempo:
 
Fue extraordinaria — dijo Raphael— El público es fabuloso.
Los soviéticos saben escuchar música, la comprenden. Se orientan perfectamente en los matices de la interpretación.("Сumpleaños en Moscú")

Una preciosa posibilidad más para nosotros ver y oírle al año siguiente, a pesar de:

Es cierto que ha ganado menos dinero que en cualquier otro lugar del mundo (por dos galas en Estados Unidos cobra más que por un mes de actuaciones en Rusia), pero, en compensación, ha saboreado la delicia de cantar ante unas gentes muy preparadas culturalmente, que aprecian, admiran y respetan al artista.
—Volveré a Rusia... ¡Aunque tengo que inflarme de salchichas y de limonada!
("Сumpleaños en Moscú")

Vamos a volvernos una vez más a la URSS.
 
El 16 de mayo día de descanso en Moscú. Por lo menos, tomando en consideración el documento oficial.

 

Otra vez el tren "Krasnaia strela" (Flecha roja)…


     

El tren diario, tiempo de partida – 23.55 simultáneamente de Moscú y San-Petersburgo. Así circula desde el junio de 1931.
Este famoso tren ya hace tiempo ha sido con pleno derecho uno de los símbolos no sólo de dos capitales rusas, sino del Estado entero. En sus coches rojos bajo el acompañamiento del golpeteo de ruedas se nacen grandes proyectos creativos, se discuten destinos de Rusia, se construyen planes militares y por fin, se encuentran corazones afectuosos. Con su hilo rojo "La flecha" une no sólo dos grandes ciudades, sino también lo pasado, presente y futuro de todo país.

Otra vez el conocido coche-cama y los últimos 3 conciertos en Leningrado. Leningrado teatral 11-19 de mayo de 1971 anuncia sólo 2, en CC de Gorkiy

 

Pero nos han regalado una tarde inolvidable más.  El concierto de Raphael en el teatro de Comedia musical.
 
   

 

Al momento de su regreso la ciudad ya definitivamente olía bien con la primavera. Los árboles del jardín de museo Ruso se cubrieron  con un suave  follaje nuevo. Hacia tanta calor, que no demoramos vistiéndonos para acompañar a Raphael después del concierto.
No necesitábamos, quién lo entiende, correr a todo pulmón a ningún lugar. El Teatro de Comedia musical estaba a dos pasos del hotel "Evropeiskaya".

Un teatro pequeño con espacio no muy grande en frente y delante del hotel.
Delante del hotel la sala Grande de Filarmonía, así que muchedumbres de los espectadores y oyentes que se desparramaban una vez terminado el concierto o espectáculo, en distintas direcciones, no eran una cosa rara.
Pero esta tarde la muchedumbre no se apresuraba a abandonar el lugar. Todos esperaban a que apareciera Raphael.
Algunos consiguieron su deseo, aunque eso era una casualidad. Porque la administración deseaba ponerle fuera del peligro de la muchedumbre y no prevista le llevó con rodeos a través de los patios. De modo que, por el espacio abierto tenía que superar sólo la estrecha calle de Brodskiy.
 
 

Pero hasta después de haber difundido la noticia de que Raphael ya estaba en su hotel la muchedumbre no se marchó de una tirada. Cierta parte de ella permaneció en estas ventanas.

 

A decir la verdad en aquel entonces todavía no existía esa estúpida iluminación desde el fondo.  Las ventanas se lucían con una luz suave y detrás de alguna de ellas estaba El. 
Esta noche tuvimos suerte. A nuestras manos había caído por imprudencia el trompeta de la  orquesta de Vaynshtein a quien teníamos ojeriza, por no haber tocado sin algún defecto ni una sola vez la "Balada de la trompeta".  Enseguida reconoció su culpa y para descargar su conciencia nos propuso los relatos exclusivos sobre Raphael que habíamos escuchado toda la noche. Todo era muy interesante para nosotros, pero ahora era poco lo que se quedó en nuestra memoria.

Creo recordar sólo que este hombre se admiraba con absoluta sinceridad  de Raphael – músico, personalidad y profesional. 

Profesional que para aquel momento apenas  tenía 25 años de edad.
 
La canción es mi mundo, y yo necesito cantar para vivir. No por el dinero, sino por lo feliz que me hace.("Casi tan popular como en España")

Una felicidad que el obtiene…  La que  regala a nosotros diríamos nosotros – felices espectadores y oyentes.

Dos últimos conciertos  en CC de Gorkiy

     

naturalmente se convirtieron en una  fiesta, pero fiesta con lagrimas, ya que no teníamos nada por delante  sino el final de esta gira maravillosa.

 Quizás podríamos sufrir menos la despedida con Raphael si hubiésemos tenido la posibilidad de leer en aquel entonces este documento.
 
 

O por lo menos el artículo "Rusia y yo” – citado varias veces….

Aunque yo sepa que voy a volver, que mis contratos para el próximo año estan firmados... ("Rusia y yo")
 
El sabía de eso ya estando en Leningrado en abril:

Aunque yo sepa que voy a volver, que mis contratos para el próximo año estan firmados...


...y me sigue haciendo gracia que crea mucha gente que soy un mandado del Gobierno de España.
¿Tan buen diplomático soy?


¿Bueno? ¡Brillante!

Has llegado ilegalmente y sólo en un mes hiciste lo que no podían conseguir muchos funcionarios de varios departamentos en muchos años.

Entre Raphael y el público ruso se había levantado para siempre él "telón... de acero".

("Raphael...ovich tras el telón de acero")

Между Рафаэлем и русской публикой "занавес… железный" поднят навсегда.

(из статьи «Рафаэль …ович за «железным занавесом»)


Traducido al español - Valery Krutouz


Por completo se puede mirar

1. El archivo de la prensa por estas referencias:

3. Escuchar y mirar los conciertos de 1971  http://planetadigan.ucoz.ru/index/koncert_1971/0-77
El menú principal

Digan lo que digan

URSS. Las giras

España

RAPHAEL Oficial


Календарь
«  Декабрь 2016  »
ПнВтСрЧтПтСбВс
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031

Статистика

Онлайн всего: 1
Гостей: 1
Пользователей: 0

Проигрыватель

Copyright MyCorp © 2016